El imperio otomano tiene un nuevo sultán después de varias décadas, el sultán Selim ll.

Tras la opresiva muerte del sultán Suleimán a manos de un ataque en el corazón, un enviado de Zigetvar llega a Kutayia para entregarle una carta con la noticia al príncipe Selim, este se dirige a los aposentos de su alteza y se detiene en la puerta al ver a Gazanfar, este muy alegre por la visita del mensajero y sospechando lo que puede significar mira en su mano la carta y se siente intrigado por todo.

Gazanfar se adentra a los asuntos del príncipe Selim junto al soldado enviado de Zigetvar, el príncipe Selim que se encuentra en una junto con su consejo se sorprende un poco por esto pero al ver las acciones del soldado su felicidad interior crece. El soldado se hinca de rodillas ante el príncipe Selim y se prepara para leer un deserto.

Loading...

Gazanfar sabiendo lo que todo significa, coge la espada de uno de los guardias de los aposentos y se la ofrece al príncipe Selim hincándose de rodillas, todos los demás en la sala que también comprenden el significado de todo, se hincan de rodilla y esperan a que este actué, el príncipe Selim mira la espada y sabiendo que está viviendo con el momento que siempre soñó, la contempla una vez más y se levanta de su silla.

El príncipe Selim se acerca a gazanfar viéndolo hincado de rodillas y coge la espada para proclamarse sultan del gran imperio otomano. Después de muchos años, todas las guerras, las traiciones y el sueño perdido a causa de su conciencia, el príncipe Selim logró llenar al trono tras la muerte del sultán Suleimán el magnífico, pero aunque esto fue así el que ahora es nuevo sultan del imperio otomano no cuenta ni con la mitad del apoyo que su primogénito contaba y se encontrara con caminos difíciles en su reinado y deberá enfrentarse con el único heredero al trono que queda después suyo, su hijo, el príncipe Murad.

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *