Nurbanu piensa en las palabras de la vidente y se preocupa porque no sea Selim quien tenga el poder.

La sultana Nurbanu se encuentra en sus aposentos en el palacio de Cuñea junto a la señorita Kanfeda y sus trillizas, Kanfeda mira a las pequeñas princesas jugando y le dice a la sultana que ala las cuide, Nurbanu sonríe y le dice que amen. La señorita Kanfeda pensando en todo lo que ha pasado y en el poder que el príncipe Selim está obteniendo cada día le dice a la sultana Nurbanu que ya no hay obstáculos frente a su alteza y el trono es su derecho.

La sultana Nurbanu no tan confiada como la señorita Kanfeda le dice sonando muy preocupada que no lo sabe y todavía recuerda las palabras que le dijo la anciana vidente cuando fue a la capital, Kanfeda no dice nada y la sultana recuerda su conversación con la anciana. La anciana que estaba recostada en su cama le decía a al sultana Nurbanu que el futuro de la dinastía del imperio otomano vendrá del vientre del león y el águila, esa sultana ya dio a luz a ese príncipe hace tiempo.

Loading...

La señorita Kanfeda viendo la preocupación evidente en el rostro de la sultana Nurbanu le dice que no debe preocuparse y ella es la sultana de la que hablaba la anciana evidente en la capital , Nurbanu la mira complacida y le sonríe , Kanfeda continua y le dice que el principie que ascenderá al trono es su hijo el príncipe murad .

La sultana Nurbanu asiente pero aun con cierta duda le dice a la señorita Kanfeda que debe estar segura de que todo será así y de otro modo no dormirá nunca más por lo que todas las otras posibilidades que vayan en su contra deben eliminarse cuanto antes, Kanfeda no dice nada y se queda mirando a Nurbanu que esta pensativa.

Loading...
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *