Gülfen le dice a Suleimán que el peor castigo de Bayaceto es estar en Persia y le pide que no lo ejecute.

La señorita Gülfen se encuentra a solas con el sultán Suleimán en sus aposentos y sentada a los pies de este lo mira y le dice que le gustaría poder decirle unas palabras, el sultán Suleimán asiente y le dice que lo haga y está bien. La señorita Gülfen mira al sultán Suleimán y le dice que el príncipe Bayaceto practicante acreció en sus manos y después de haber perdido a su propio hijo siempre considero a los otros niños como propios m en especial al príncipe Mustafá y Bayaceto también.

El sultán Suleimán escucha atento a las palabras de la señorita Gülfen a pesar de que se siente incómodo porque se trata de Bayaceto, la señorita Gülfen continúa y le dice que desde que él era niño fue rebelde, pero él siempre tuvo buenas intenciones, no tiene malos pensamientos y lo que él hizo no es aceptable claro y merece ser castigado, pero no con la muerte, para nada.

Loading...

El sultán Suleimán se siente tenso por las palabras de la señorita Gülfen pero no dice nada, está estando segura de que sus palabras le pueden llegar a su majestad le pregunta si acaso puede existir un castigo mayor para el príncipe Bayaceto que estar en Persia y le dice que está segura que es lo que más le duele.

La señorita Gülfen sigue hablando sin parar y le dice al sultán Suleimán con tristeza y lágrimas en los ojos que se lo ruega y por favor que su decisión sea cuidad por su verdadera piedad y no como la de un sultán, el sultán Suleimán se queda pensativo tras sus palabras y se encuentra confundido. El sultán Suleimán ha tenido claro que hacer con Bayaceto desde antes de que todos comenzaran a rogarle su perdón, pero tras las constantes peticiones de Gülfen y de Marian por el perdón de Bayaceto parece estar considerándolo. ¿Perdonara después de todo Suleimán a su príncipe?

Loading...
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *