Feride y Murat están algo seguros por los mementos, sin embargo. ¿Cuándo tiempo podrás durar así?

Murat después de buscar a Feride, decide llamar a Melih para que pueda ayudarlos por un corto tiempo.

Murat habla con Melih para que pase a recogerlos por el bosque, debido a que si siguen a pie, podría ser muy peligroso y mucho más para Feride, Melih no se niega y decide llevarlos hasta la casa de su padre Efruz, para que se sientan un poco más seguros.

Loading...

Murat y Feride están en la casa de Efruz, Feride dice: la verdad no se hubiesen molestado, Efruz responde: claro que no, no es molestia, la verdad, lo hago con gusto, además fue mi hijo quien los trajo aquí, no podría quejarme ni nada, Melih dice: mi papá siempre ha sido amable, siempre ha sido especial, Efruz responde: bueno, me gusta ayudar a la gente, pero ya basta de mí, Feride ¿ya te sientes algo mejor? Feride dice: si señor Efruz, se lo agradezco.

Efruz trata de consolar un poco a Feride, Efruz dice: bueno, que un hermano le haga eso a su hermana es terrible, además ¿Cómo pudieron obligar a un pequeño a hacer eso? El diablo hizo de las suyas, afortunadamente el reacciono para un bien mejor, que Dios les muestre el camino, gracias a él, está bien y aquí con nosotros, tal vez no lo viste de esa forma, pero tranquilos muchachos, aquí están seguros, Melih responde: ustedes pueden quedarse aquí, hasta que puedan encontrar un lugar más seguro,  Feride dice: estoy en deuda con Melih y con usted, Efruz dice: no me des las gracias, desde ahora, considérame tu papá Efruz.

Melih y Efruz ayudan a Murat y a Feride en estos momentos difíciles por los cuales ambos están pasando, aun así, Feride siente que está en deuda con todos, debido a los problemas que les ha causado a lo demás.

Loading...
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *