Hayme está furiosa con sus hijos

Los problemas familiares que han tenido la dinastía de Suleimán Sah ha ido de mal en peor desde que Ertugrul volvió al campamento de lo dodurga. Sin embargo esos encontronazos entre Gundogdu y Ertugrul son aún más viejos de los que cualquiera pudiera pensar, ya que desde que estaban peleando contra los templarios esos ya habían tenido múltiples discusiones debido a sus personalidades tan dispares. No obstante no fui sino hasta este punto de la historia que estos optaron por pelearse de una forma no verbal, y como sería bastante de esperarse Hayme estaba muy furiosa por lo que sus hijos habían hecho.

Ella se encontraba en su recinto junto a Halime, Selcan y Gokce meditando acerca de la pelea entre Ertugrul y Gundogdu. No fue sino hasta que llego su hijo mayor para que esta pudiese decir dejar su estado de meditación, cabe destacar que Gundogdu llego muy enojado a ese lugar y cuando su Selcan lo iba a abrazar este la rechazo. Gundogdu le dijo a Hayme que ella debía encargarse de su hijo Ertugrul, ya que si ella no hacía eso lo más seguro es que todo esto terminaría muy mal, sin embargo su madre no le hizo mucho caso a su muchacho y con un tono de voz muy amenazador le pregunto a este lo que había pasado.

Loading...

Gundogdu no supo responder a esa pregunta, sin embargo su madre no le dio mucho tiempo de pensar su respuesta ya que de después de decir lo anterior ella también le pregunto a su hijo si él sabía la clase de acciones que había hecho.

Hayme estaba muy molesta con sus dos hijos, sin embargo se le notaba más exaltada con Gundogdu más que con Ertugrul (quizás por él no estaba con ellos dos en ese momento). Hayme incluso llego a amenazarlo a él diciendo que si volvía a pelearse con su hermano ella no le daría la bendición a ninguno de los dos.

Loading...
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *