Takmaz le da un voto de confianza a Bayaceto y le dice que él es libre en sus tierras.

El Shak Takmaz continúa en la ceremonia de celebración que preparó para el príncipe Bayaceto y sigue hablando con este de asuntos de su imperio y de lo que piensa un gobernante al momento de tomar una decisión. Takmaz le dice al príncipe Bayaceto que él le dijo que su guerra era solo contra el principie Selim y le cree, pero el sultán Suleimán no le cree y ordenó su ejecución y es por eso que llego a sus tierras y le pregunta si no es así.

El príncipe Bayaceto negado a aceptar que sea así, le dice a Takmaz que su majestad el sultán Suleimán definitivamente verá la verdad y está seguro de que él lo perdonará. Takmaz se ríe de la seguridad con que habla el príncipe Bayaceto, lo mira fijamente a los ojos y le dice que recuerde el pasado y piense en el sultán Suleimán, él buscó refugio con el papa alejando orgia, le pregunta si fue perdonado y le dice que no sucedió, le pregunta si acaso volvió y le dice que tampoco porque los orgias lo vendieron por unas miles monedas de oro.

Loading...

El Shak Takmaz continúa contándole la historia al príncipe Bayaceto y le dice que al sultán se lo envenenaron quienes le brindaron refugio, el príncipe Bayaceto siente desconfianza al escuchar la historia y mira su copa de la que aún no había bebido, Takmaz que logra ver su mirada y su expresión, se asegura de eliminar sus dudas y coge la copa del príncipe y toma un sorbo para que este vea que no contenía nada malo.

El príncipe Bayaceto no dice nada por la acción del Shak Takmaz por esboza una sonrisa al ver que este comprendía su desconfianza, Takmaz le dice que delante de él tiene un miembro turco perteneciente a la dinastía Zafias, no a un papa hereje y está de su lado y él es libre en sus tierras.

Loading...
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *