Suleimán recibe una carta de parte del príncipe Bayaceto.

La carta que el príncipe Bayaceto le había enviado al sultán Suleimán había llegado a sus manos por fin luego de varios intentos y fue gracias a que esta vez la sultana Marian se la había entregado. El sultán Suleimán se encuentra en sus aposentos a solas sentado en la terraza leyendo la carta que el príncipe Bayaceto le escribió y dice “Oh mi padre, el sultán del mundo entero, sultán Suleimán. El tono de mi alma, alarma dentro de mi alma, padre. ¿Sacrificaría a su Bayaceto amado padre? Soy inocente Alá lo sabe, mi prospero sultán, mi padre”.

“Soy como médium, la cima de la montaña se ha convertido en mi lugar de descanso, estoy separado de mi propiedad y mi riqueza y estoy lejos, derramo lágrimas, maldita separación, maldita. Soy inocente, Alá lo sabe, mi prospero sultán, mi padre. ¿Quién puede describir mi situación? Oh clemente sultán, me he convertido en huérfano  separado de mi madre y mis hermanos”.

Loading...

“No tengo una partícula de rebelión contra usted, Alá es inteligente, soy inocente, Alá lo sabe, mi propuesto sultán, mi padre. Asumamos que mis manos están manchadas de sangre, este es un ejemplo del que dice, si un esclavo ha pecado que así sea, perdone el error de Bayaceto, no sacrifique a su esclavo , soy inocente Alá lo sabe , mi próspero sultán , mi padre”.

El sultán Suleimán ha recibido una carta por parte del príncipe Bayaceto después de dos años a la espera de una y se siente descompensado por las palabras que este dice en ella, no sabe qué pensar y si creer o no en su contenido. El sultán Suleimán tiene dudas de las palabras y del arrepentimiento que el príncipe Bayaceto ha plasmado en su carta ¿Lo perdonará?

 

Loading...
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *