Serdar ve a Tugce jugando con Kenan. ¿Soportará ver como su propia hija le dice padre a alguien más?

Kenan llega a  casa y Tugce la recibe con un abrazo entonces ella sube las escaleras para buscar unas hojas y unas colores para dibujar junto a su padre.

Kenan muy sonriente mientras espera por su hija de pronto tiene un recuerdo de cuando hablaba con Melek y él mismo le decía a ella que Arzu estaba en casa para cumplir con el papel de madre de Tugce, todo lo hacía únicamente por la felicidad de su hija, pero que ya había dejado a Arzu desde hace mucho tiempo. Melek en su terquedad decide quedarse en sus pensamientos y Kenan se retira molesto porque no podía creer la actitud que tomaba Melek.

Loading...

Tugce regresa de su habitación y enseguida comienza a dibujar con Kenan. Mientras tanto Arzu baja las escaleras, y ella puede escuchar a Tugce junto a Kenan hablando y dibujando juntos, ella enseguida sonríe al ver a su hija y a su esposo pasando tiempo juntos.

Kenan y Tugce realmente se veían muy felices, después de tantos tiempos difíciles y delicados era como un renuevo para Kenan poder pasar tiempo de calidad con su hija. Entonces Serdar es quien aparece detrás de Arzu diciendo su nombre.

Luego Serdar dice: ¡vámonos!, ¿por qué sigues insistiendo en quedarte?, solo salgamos de aquí. Él y Arzu observaban como Tugce le decía a Kenan que lo quería mucho, entonces Serdar dice: no soportaré que mi hija le diga padre a otra persona y menos cuando su verdadero padre está justo en frente de ella.

Arzu responde: esta es la última vez que voy a decírtelo, ni yo ni mi hija nos iremos contigo, así que de una vez olvídalo. Serdar entonces da un gran suspiro de decepción, viendo como Arzu seguía negando la verdad.

Loading...
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *