¡Noyan le confiesa a su esclava!

Dentro de las montañas en el campamento Mongol Beiju Noyan sigue con los planes de su líder supremo Ogodei, la de eliminar las grandes tribus antes de la invasión Mongol, que se realizara después del invierno. Hamza un antiguo guerrero Kayi observa que al campamento han llegado visitantes turcomanos y le pregunta a Tangut  quienes son y que hacen allí. Tangut le responde que vienen hacer labor de las que él tiene dudas, aquellos que quieran jurarle leartad.

Hamza pregunta qué posición tienes los visitantes, Tangut le responde que todos son Beys. Tangut se coloca delante del grupo de Turcomanos visitantes y les dice que bienvenidos al campamento de Beiju Noyan  representante del líder supremo Ogodei. El grupo de turcomanos  se sientan alrededor de una improvisada mesa, Hamza se sienta y acompaña al grupo de líderes de las diferentes tribus. Muy cerca del lugar de reunión,  Noyan es atendido por una de sus esclavas.

Loading...

La esclava le realiza el aseo personal del líder mongol, la mujer le amarra las trenzas del pelo que lleva Noyan, al terminar de arreglarlo la esclava toma una jarra con agua y la vierte sobre un tazón  para que sirva de espejo y Noyan pueda observarse. El líder Mongol se observa en el tazón y dice que si él fuera perfecto habría matado  a todos los hombres. La esclava solo se ríe al oír el comentario de su amo.

Beiju Noyan toma la mano de su esclava, saca su daga y le hace una herida en la mano de la mujer. El líder Mongol coloca la mano ensangrentada de la esclava encima del tazón y luego succiona la sangre de la mujer para tragársela. Noyan le dice que él no tocaría a las mujeres, porque aparte de las mujeres lo que más le gusta es el olor a sangre. Después de abrazar a la esclava se retira de la tienda.

Loading...
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *