Murat y Feride atraen más problemas al haber tomado ese dinero y no saben lo que les espera ahora.

Murat y Feride estaban en el restaurante de Melek después de que Feride tomó el dinero reunido de su tía para dárselos a las personas que tenían secuestrado a Murat.

Feride dice: Murat… deberías de ir a descansar, ya se está haciendo tarde, Murat responde: ¿irme?, está bien, duerme tú, yo te cuido, no tengo sueño, puedo quedarme un rato más.  Feride dice: eso no es buena idea, Murat responde: ¿por qué no Feride?, no pienso dejarte sola en la noche ¿sabes?

Loading...

Feride dice: ¿cuál es el problema?, Murat responde: ¿estás loca?, ¿qué tal si tu tía regresa?, Feride dice: ¡ella no va a regresar entiende!, Murat responde: eso es lo que tú piensas, puedo esperar cualquier cosa.

Feride sigue insistiéndole a Murat para que se vaya y él pueda descansar también y resulta que Murat acepta y es así como Feride pasa la noche en el restaurante.

La tía de Feride por otra parte estaba muy molesta todavía por el hecho de que Feride se había robado su dinero, y seguía quejándose por ese hecho. La tía de Feride entonces dice: ¡pero cómo no lo vi antes!, ella solo fue un problema desde que entró a esta casa, bueno si yo no puedo encontrarte, sé muy bien quién es la persona que puede hacerlo, te mostraré que no puedes meterte conmigo y salirte con la tuya.

La tía de Feride toma su celular y llama a los hermanos de Feride haciéndose pasar por la víctima de un problema y todo era por culpa de su hermana Feride, además les dice que ella había estado viviendo en ese lugar.

Antes de terminar la llamada, los hermanos de Feride le dicen a su tía que ellos irán en persona a buscar a su hermana.

Loading...
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *