Suleimán no acepta que Marian se divorcie de Rüstem y esta no lo puede creer.

La sultana Marian sigue en los aposentos del sultán Suleimán luego de haber llegado en busca del perdón del príncipe Bayaceto y haber escuchado como su padre se lo negaba. Marian le ha pedido al sultán Suleimán  el divorcio con Rüstem y el sultán  tras comprender que era por la ira que sentía por la derrota del príncipe Bayaceto se muestra molesto.

La sultana Marian que escuchaba las razones del sultán Suleimán  del porque actúa así, le dice que lo que hizo el príncipe Bayaceto no es traición contra él sino contra el príncipe Selim,  el sultán  Suleimán  entre gritos y muy furioso le dice que insultar al príncipe Selim es insultar al sultán  Suleimán , su hermano Bayaceto ha olvidado su papel como príncipe y se ha convertido en un bandido y pagara por eso.

Loading...

La sultana Marian trata de hablar y de calmar a su majestad, pero este continúa alterado y sin darle oportunidad de nada le grita que en cuanto a Rüstem Pasha, él hizo lo que le ordeno, es su gran visir y si no fuera por eso Rüstem Pasha no tendría poder alguno, no permitirá que termine su matrimonio con él y puede retirarse.

La sultana Marian se queda atónita por el comportamiento del sultán Suleimán y sin atreverse a decirle algo hace reverencia y se marcha muy molesta de los aposentos. El sultán Suleimán se queda solo en sus aposentos y se siente de un dolor en el pecho luego de agitarse y enfurecer de forma descontrolada. El sultán Suleimán cada vez actúa más como quien menos lo quería hacer y es como si difunto padre el sultán Selim, Suleimán actúa sin escrúpulos y no escucha las voces ni el pensamiento de sus seres queridos cegado por el deseo de creerse un buen sultán.

Loading...
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *