Marian visita a Suleimán por su enfermedad y lo hace dudar de sus acciones.

Tras recibir los consejos de la señorita Gülfen, la sultana Marian se adentró a los aposentos del sultán Suleimán y lo ve sentado en su mueble con las dos piernas vendadas producto de su enfermedad y se preocupa mucho, lo saluda y se sienta a su lado. La sultana Marian coge las manos del sultán Suleimán y le dice que se preocupó mucho cuando se enteró.

El sultán Suleimán le dice a la sultana Marian que no se preocupe, ya supero eso en el pasado y lo superara otra vez, la sultana Marian asiente y le dice que ala mediante. la sultana Marian se queda pensativa por un momento y mira al sultán Suleimán fijamente a los ojos, le dice que una vez descubrió algo y es que, si el alma de la persona siente dolor, el cuerpo reflejara ese dolor.

Loading...

La sultana Marian prosigue sabiendo que tiene la atención del sultán Suleimán y le dice que su enfermedad ha regresado porque como padre no puede ejecutar las decisiones que él tomaría como sultán, el sultán Suleimán no dice nada y se queda pensando en sus palabras, recuerda que una vez la sultana Hürrem le dijo lo mismo y tenía razón.

La sultana Marian viendo al sultán Suleimán un poco incómodo por sus palabras, no dice nada más, le sonríe y le pregunta si pueden comer juntos y se lo permite, el sultán Suleimán asiente levemente y se queda pensando en las palabras que su hija recientemente le dijo. El sultán Suleimán sabe que la sultana Marian busca el perdón de Bayaceto y no desistirá de eso , piensa en que por esto la sultana ha hecho hincapié en su condición pero inconscientemente ha dado en un clip que lo ha hecho dudar de lo que hace y  recordar a la sultana Hürrem.

Loading...
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *