Hayes Pasha tiene en sus manos el decreto emitido por Suleimán y se lo lee a Bayaceto ¿Lo traicionará?

El príncipe Bayaceto recién había llegado al palacio de Hayes Pasha en la provincia de Erzurum donde se supone que los acogerán tal y como Ahdmaka se lo había confiado.  El príncipe Bayaceto se encuentra cara a cara con Hayes Pasha a la vista de todos mientras este hace reverencia y le dice que es bienvenido a Erzurum.

El príncipe Bayaceto tras el recibimiento de Hayes Pasha se lo agradece y le dice que cree que ya está informado de todo lo que debe saber, Hayes Pasha mira fijamente a los ojos al principie y le muestra una carta que tiene en su mano, le dice que ese es el decreto firmado por el sultan Suleimán  el magnífico  y lo envió a todas las provincias de la frontera.

Loading...

Ahdmaka se tensa un poco al escuchar el tono de voz dudoso de Hayes Pasha, lo mismo le pasa a Usain Kabush quien no tiene buena espina de todo eso y se mantiene alerta al lado de los príncipes protegiéndolos. Hayes Pasha extiende la carta en su mano y comienza a leer “al bey de la provincia de Erzurum. Mi hijo Bayaceto se ha revelado y también ha intentado huir, se emitió un decreto permitiendo su ejecución y no debes darle permiso para abandonar mi territorio”.

Tras escuchar las palabras que Hayes Pasha lee en el decreto Ahdmaka que alerta y mira a su alrededor en busca de indicios de traición mientras coge la empuñadura de su daga para estar preparado, Hayes Pasha prosigue “será capturado apenas se lo vea, se lo traerá de regreso vivo o muerto, aquellos que obedezcan mis órdenes serán recompensados generosamente por los canales apropiados”. El príncipe Bayaceto se siente herido por el decreto emitido por el sultan y se siente traicionado, Usain Kabush posa su mano en la vaina de la espada preparado para lo que venga.

Loading...
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *