Hayes Pasha le jura lealtad al príncipe Bayaceto e ignora el decreto del sultán.

Hayes Pasha continúa en la entrada de su palacio en Erzurum reunido con el príncipe Bayaceto, sus hijos y seguidores y sigue leyendo el decreto del sultán Suleimán pero aquel que desobedezca y ayude al príncipe rebelde, será culpable del mismo delito y también será ejecutado. No escojan el camino incorrecto, no ayuden al traidor”.

El príncipe Bayaceto no se puede creer lo que ha escuchado y las declaraciones del sultán Suleimán, miran a Hayes Pasha y piensa en que este lo pueda traicionar, Usain Kabush y Ahdmaka piensan lo mismo y se preparan para salir en defensa de su alteza. Hayes Pasha mira fijamente a los ojos al príncipe Bayaceto y rompe el decreto en sus manos y lo lanza al piso.

Loading...

Hayes Pasha baja su mirada ante el príncipe Bayaceto y le dice que sus ojos ya fueron testigos de la muerte de un príncipe inocente y su corazón no podría ver eso otra vez por lo que hará todo lo que este a su alcance para que el sultán Suleimán  lo perdone, el príncipe Bayaceto se siente complacido por eso y suspira mucho más tranquilo, Ahdmaka se siente en paz y se calma.

Hayes Pasha se hinca de rodillas y dice que le jura lealtad al príncipe Bayaceto, todos los ag del lugar hacen reverencia ante su alteza y asienten. El príncipe Bayaceto ha conseguido un respaldo que tanto necesitaba y cuando se sentía traicionado nuevamente todo resulto ser parte de su imaginación y Hayes Pasha si le será fiel. El príncipe Bayaceto tiene la suerte de contar con servidores leales y con el resguardo en el palacio de la provincia de Erzurum, desde allí pretende comenzar a prepararse para una confrontación contra Selim  pero no sabe cuánto tiempo tendrá para eso.

Loading...
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *