Suleimán recibe la respuesta de Ebusud efendi y este le dice que Bayaceto debe ser ejecutado.

El sultán Suleimán se encuentra en sus aposentos sentados sobre su cama a solas muy pensativos por la carta que le envió a Ebusud efendi pidiéndole consejo y espera su respuesta. De pronto tocan a las puertas de los aposentos, el sultán al escuchar esto ordena que entren y entra Ferjat, este al ver a su majestad hace reverencia y se acerca para entregarle inca carta que era la respuesta de Ebusud efendi, el sultán Suleimán muy nervioso y triste por una sospecha la coge y le ordena con una seña que lo deje a solas.

El sultán Suleimán contempla la carta ante de abrirla, luego procede a abrirla y comienza a leerla “Poderoso sultán, pensé mucho en su pregunta, calcule todo en mi mente y analice todas las perspectivas, revise todos los libros de conocimiento y de leyes y aunque en verdad ya sabía la respuesta, me esforcé por encontrar una distinta pero no pude hacerlo”.

Loading...

“El príncipe Bayaceto ha desobedecido su orden directa, ha reunido un ejército y está marchando contra su hermano, eso pone en peligro directo el futuro de la dinastía, a usted mismo y al imperio otomano. El príncipe Bayaceto se ha convertido en un rebelde que se alejó del camino correcto y declaro su rebelión al mundo entero. Un príncipe que comete este delito en las leyes del imperio debe ser ejecutado”.

Al terminar de leer la carta, el sultán Suleimán procede a quemarla mientras la tristeza lo invade y la deja caer en el piso mientras el fuego la consume, se queda pensativo y siente dudas de qué hacer y si actuar nuevamente según las leyes lo dicten. Lo que tanto el sultán Suleimán temía ha ocurrido y es que la ley dicta que debe ejecutar a Bayaceto. ¿Actuará Suleimán como gobernador o como padre y perdonará a Bayaceto?

 

Loading...
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *