Selim se entera que Bayaceto marcha a su palacio con un ejército, entra en pánico y pide todo el apoyo posible.

Tras haber recibido una carta de alerta desde la capital que decía que el príncipe Bayaceto marchaba a Cuñea con su ejército, Lala Mustafá se dirige rápidamente a los aposentos del príncipe Selim para alertarlo. Al llegar a los aposentos del príncipe Selim, Lala Mustafá entra muy desesperado y lo ve junto a la sultana Nurbanu.

Lala Mustafá sin siquiera dar rodeos le dice al príncipe Selim que el príncipe Bayaceto está viniendo con su ejército, el príncipe Selim se levanta de su mueble muy furioso y le dice que lo sabía, sabía que Bayaceto se atrevería a hacer eso, Lala asiente y Selim le ordena que prepare de inmediato a los soldados de la provincia y le pregunta cuantos soldados tienen.

Loading...

Lala Mustafá reniega ante la pregunta del príncipe Selim y le dice que no tienen los soldados suficientes y es obvio que el príncipe Bayaceto ha reunido un gran ejército o de otro modo no vendría a cuñea y no pueden enfrentarse a todo ese poder. La sultana Nurbanu que estaba muy nerviosa y escucha muy atenta, le pregunta a Lala Mustafá si su majestad el sultán Suleimán lo sabe y no es así y le dice que él los apoyara.

Lala Mustafá asiente y le dice a la sultana Nurbanu que eso espera y ciertamente el sultán suelan ya debe haber recibido las noticias del ataque de Bayaceto y mediante ala su apoyo llegará a tiempo. El príncipe Selim se queda pensativo por un momento y luego mira a Lala Mustafá, le ordena que llame al príncipe Murad, que venga con el ejército de su provincia y luche a su lado. La sultana Nurbanu se opone a la orden de Selim  y le dice que no arroje a su príncipe en fuego, Selim se molesta y le dice que sabe muy bien que todo dependen suyo y si le sucede algo a él también.

Loading...
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *