Feride y Murat logra estar a salvo por el momento pero ¿Cuándo más podrán tener calma antes de que los vuelvan a atacar?

Feride consigue el dinero para poder rescatar a Murat y logran escapar juntos.

Feride y Murat escapan de la casa en la cual lo tenían secuestrado, Murat y Feride llegan hasta una banca y Feride tiene algunas preguntas que hacerles a Murat, Feride dice: ya no hay nadie, puedes calmarte Murat, Murat responde: tenia tanto miedo que te pasará algo a ti Feride ¿y si algo te pasaba? Feride dice: ya tranquilízate Murat, yo estoy bien, al pregunta aquí es ¿tu estas bien? ¿Te duele algo? Murat responde: no importa Feride, unos cuantos golpes, casi escapaba pero cuando me vieron, me detuvieron y me golpearon, Feride dice: malditos sean.

Loading...

Murat le explica lo que sintió estando allí a Feride, Murat dice: Feride, cuando tuve el arma en la cabeza, me dije a mi mismo “termino, esto es todo, la vida había terminado, Murat moriría” eso fue lo que pensé, pero entonces llegaste tú y de verdad te lo agradezco, si no hubieras llegado, estaría muerto en este momento, en verdad pensé que iba a morir, pero no fue así ¿Cómo lograste conseguir el dinero? Feride responde: Murat, lo importante es que estas a salvo, necesito que me expliques ¿Quiénes eran esos hombres? No entiendo ¿Qué fue lo que les hiciste? Murat dice: ellos no tenían nada que ver conmigo, todo fue por proteger a Tulay, esos hombres están tras ella, por eso me secuestraron Feride, es a mi padre quienes están buscando.

Minutos más tarde, Murat y Feride van hacia el auto lavado para sanas las heridas de Murat, Feride dice: lo siento mucho por Tulay, de seguro debió de haber tenido una vida dura, vivir bajo la presión de alguien, creo que es algo injusto, Murat responde: Tulay es una persona muy buena y mi padre la quiere mucho, trabajo muy duro para salvarla, pero aun no sé cómo pagar la deuda.

Loading...
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *