Bayaceto está listo para marchar a la guerra y motiva a sus soldados.

El príncipe Bayaceto se encuentra en las afueras de su palacio reunido con todos los soldados que están dispuesto a ir a luchar en Cuñea y preparados para la guerra. El príncipe Bayaceto que está acompañado por Ahdmaka y Usain Kabush, camina por frente de las filas de soldados y los mira directamente a los ojos unos uno.

El príncipe Bayaceto les grita a los soldados que son sus héroes, sus guerras y les dice que llegado el momento e irán directo a cuñea, todos asiente y se miran a las caras. El príncipe Bayaceto prosigue y les dice a todos los presentes en un tono de voz muy alta que el bey de beis de Anatolia, Karaman y también Adana vendrá con todo su poder y los respaldaran cuando lleguen a cuñea.

Loading...

Ahdmaka mira a Usain Kabush y ambos se sienten orgullosos por la demostración de valor y poder que muestra su alteza Bayaceto, este continua y les dice a todos los soldados que hay un camino de fuego delante de todos, esa guerra es una guerra de todos los oprimidos contra sus opresores, Ahdmaka asiente lentamente y mira a Bayaceto y en él el espíritu de Mustafá.

El príncipe Bayaceto habiendo terminado de motivar a sus soldados les dice que son sus héroes, saca su espada y estos también lo hacen. El príncipe Bayaceto con la espada desenvainada y elevada al cielo les grita a los soldados que Alá bendiga la guerra, los soldados sacan sus espadas en coordinación y dicen al unísono “Larga vida a su alteza Bayaceto, larga vida a su alteza Bayaceto”. El comienzo de una guerra entre hermanos ha llegado y Bayaceto está listo para acabar con su hermano Selim. La promesa que los príncipes le hicieron a Hürrem no valió nada y como la sultana lo pensaba su rencor pudo más.

 

Loading...
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *