Suleimán se muestra flexible y perdona a Bayaceto por su traición.

La sultana Marian llega a los aposentos del sultán Suleimán y lo ve sentado en su silla muy pensativo, hace reverencia ante él y le pregunta si ha tomado una decisión acerca de los príncipes Bayaceto y Selim, el sultan Selim no dice nada y se queda cabeza abajo. La sultana Marian le dice al sultán Suleimán que la sultana Hürrem le confió a sus hermanos y si se lo permite le gustaría conocer su decisión.

El sultán Suleimán levanta la mirada y ve a la sultana, luego se queda pensativo y le dice que como padre les dio un último consejo a los principies, como gobernador una última advertencia y es la última vez que hará algo así en especial para el príncipe Bayaceto pero él debe dirigirse de inmediato a Amasya y en cuanto al príncipe Selim lo enviara a cuñea.

Loading...

La sultana Marian se alegra mucho por la noticia que su majestad le da y le dice que como siempre admira su inteligencia y justicia pero tiene un pedido que hacerle, como hermana y como sultana, el sultán Suleimán levanta la mirada para ver a su hija y se pregunta qué será  lo que esta desea.

La sultana Marian ciertamente ha estado actuando como mediadora entre el sultan Suleimán y sus hermanos, sobre todo entre su majestad y su alteza Bayaceto, esto al parecer ha dado frutos y el sultán Suleimán se ha mostrado flexible ante las acciones del príncipe y le ha enviado un consejo y advertencia. La sultana Marian está feliz por el comportamiento que ha molestado su majestad el sultán Suleimán y sabiendo que Bayaceto siempre se deja llevar por sus impulsos se preocupa un poco y desea que este actué con sabiduría y se marche a Amasya.

Loading...
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *