Los alps logran reencontrarse con Ertugrul

En la primera expedición que Togtekin hizo con los alps para poder encontrar a Ertugrul, estos solo encontraron un anillo de su pertenencia en las cenizas una pila de hombres quemado. Al ser eso la única evidencia que tenían acerca del paradero de Ertugrul, los alps pensaron que su bey había sido quemado junto a toda esa gente, o sea que el hijo d Suleimán Sah estaba muerto. Sin embargo no todos los de la tribu kayi pensaban que Ertugrul había muerto, Halime creía ciegamente que su querido esposo aun seguía con vida de alguna forma.

Sin embargo esta vez Halime tenía toda la razón, su amado marido Ertugrul aun seguía con vida. Este pudo lograr escapar de la base de los mongoles gracias a un descuido de ellos. Noyan y su gente se confiaron demasiado en que Ertugrul tenía una mano clavada a un poste como para que él supusiese una amenaza, no obstante el bey pudo lograr liberarse del poste al cual le tenían clavado y poder así salir de la guarida da sus captores. Sin embargo no fue sino gracias a la ayuda de un viejo ermitaño el cual le proporciono un lugar en donde estar,  que Ertugrul de verdad se pudo poner verdaderamente a salvo.

Loading...

Dicho ermitaño también logro llevar a los alps de Ertugrul a la cueva en donde él estaba para que ellos lograsen ver a su bey de vuelta. Cuando los alps entraron a la cueva y vieron que Ertugrul estaba vivo ellos se quedaron sin palabras.

Los alps (conformado por Dogan, Ramha y Turgut) no podían creer lo que sus ojos estaban viendo, Ertugrul estaba aun vivo después de todo. Incluso llegaron a tocar en repetidas ocasiones a su bey para verificar si eso en realidad no era una ilusión, y  al darse cuenta de que lo que ellos andaban viendo era real decidieron darle y enorme y fuerte abrazo a Ertugrul.

Loading...
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *