Suleimán le cuenta a Gülfen cómo se siente al estar sin Hürrem.

El sultán Suleimán se encuentra en complejo donde fue enterrada la sultana Hürrem y esta hincado de rodillas contemplado las flores que rodean su tumba, la señorita Gülfen quien lo había acompañado , se posa a sus espaldas y le dice que son coló magnolia las flores y era el color favorito de la sultana Hürrem.

La señorita Gülfen preocupada por el bienestar del sultán Suleimán lo mira a sus espaldas y le dice que venir a ver la tumba no le hace bien , el sultán Suleimán se queda pensando en sus palabras y le pregunta a que otro lugar puede ir y  le dice que la vida sin la sultana Hürrem no tiene sentido. La señorita Gülfen siente pena por el sultán Suleimán y le dice que ambos han vivido lo peor, saben que se siente perder hijos y sus lágrimas son de sangre.

Loading...

El sultán Suleimán con los ojos enrojecidos le dice a la señorita Gülfen que tiene razón y no hay dolor como el de perder un hijo, pero el dolor por perder a Hürrem es distinto. La señorita Gülfen triste por ver al sultan hundido en su dolor, le dice que no sabe nada de lo que él está viviendo y por favor le cuente todo como si él estuviese cantando una canción y le pregunta que se siente perder el amor de su vida y su alma gemela.

El sultán Suleimán que no quita la mirada de encima de la tumba de la sultana Hürrem ni por un instante, procede a contarle a Gülfen y le dice que había colores, había sonidos y canciones, a veces tenían momentos en los que incluso volaban chispas y podía ver las estrellas en sus ojos, todo el mundo se unía y se convertía en un corazón que fluía por su venas pero ahora ya no quedan colores.

Loading...
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *