Bayaceto llega a los aposentos del sultán y expone su defensa ante la acusación de Selim. Parte 1/2.

El príncipe Selim continúa en los aposentos del sultán Suleimán después de haber llegado con el cofre para acusar al príncipe Bayaceto y pareciendo apenado le dice que no quería molestarlo con ese asunto, pero está muy preocupado porque el príncipe Bayaceto es su hermano y aun siente respeto y amor por él, el sultán Suleimán lo escucha atento y Selim le dice que no quiere que se lastimen.

De pronto tocan a las puertas de los aposentos, el sultán Suleimán al escuchar, da la orden de que entren y entra el príncipe Bayaceto. El principie Bayaceto fusila de inmediato a Selim al verlo y se acerca al sultán Suleimán para saludarlo, pero este no le da oportunidad alguna y le pregunta si fue él la persona que le envió esas cosas al príncipe Selim.

Loading...

El príncipe Bayaceto aceptando sus hechos, se tensa por la pregunta del sultán Suleimán y le dice que si fue quien las envió y ala mediante él le habrá explicado la razón por la que lo hizo, el sultán Suleimán se muestra sereno y suspira profundo, mira a su hijo y le dice que quiere oírla de sus propios labios.

El príncipe Bayaceto se sorprende por la flexibilidad que muestra su majestad pero prosigue y le dice que en ese caso comenzara desde el comienzo. El príncipe Bayaceto le cuenta al sultán Suleimán que hace un tiempo fue a solicitarle ayuda monetaria a la sultana Marian, el príncipe Selim se enteró e intercepto a los guardias que le estaban trayendo el oro y cuando se entero logra capturar a sus bandidos, el sultán Suleimán escucha atento y se muestra pensativo. El príncipe Bayaceto continua y le dice al sultán que para advertir a Selim, le envió la cabeza de uno de los bandidos, pero tristemente el no aprendió una lección de eso e intento envenenarlo en su propia mesa por lo que casi murió.

Loading...
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *